Utilizamos cookies propias y de terceros para recoger información estadística y mejorar nuestra web y servicios. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso.
Puede cambiar la configuración de su navegador para no aceptar su instalación u obtener más información en nuestra política de cookies. Aceptar

BIA - Banco de Imágenes Astronómicas

Español | English

Imágenes

Estás en: Inicio > Imágenes > Etiqueta >

BIA_0396

Nebulosas Corazón y Alma. IC 1805 y Sh2-199 Con este romántico nombre se conoce a este par de nebulosas de emisión en la constelación de Cassiopeia, en pleno brazo de Perseo de nuestra galaxia, a unos 7500 años luz. Formadas por plasma de hidrógeno ionizado, entre ambas constituyen un enorme complejo nebular de unos 600 años luz de extensión. El Corazón, a la derecha (IC 1805 o Sh2-190) cubre más de dos grados de cielo y muestra numerosos surcos de polvo interestelar, material distinto al hidrógeno y al helio, que absorbe la luz visible que emite la nebulosa. En ésta destaca NGC 896, una zona de formación estelar muy activa y brillante, arriba a la derecha; es la parte más brillante de todo el campo y la primera zona de la nebulosa en ser descubierta. En el centro del Corazón se encuentra Melote 15, un cúmulo abierto formado por estrellas gigantes de tipo O y B cuya radiación empuja el gas y el polvo y hacen brillar a la nebulosa. En la parte izquierda de la imagen está el Alma (Sh2-199), algo más pequeña y que brilla por la presencia de varios cúmulos abiertos pequeños en su centro, en especial IC1848 o W5, que está identificado como una fuente de radio, y CR634 al este (izquierda) de la nebulosa. El Alma tiene un tamaño aproximado de 140 años luz y, de igual manera, que el Corazón, muestra cavidades creadas por la radiación de las estrellas en su interior. Esta fotografía cubre un área de cielo muy grande, de unos cinco grados de lado, donde cabrían diez lunas llenas en su lado más largo, lo que muestra la extensión del complejo. Está tomada usando un filtro de hidrógeno alfa, que sólo deja pasar la luz con longitud de onda 656.3 nm, justo la que emite el hidrógeno de la nebulosa al ser excitado por la luz ultravioleta de las estrellas, lo que permite ver con mejor detalle las estructuras más pequeñas.

Compartir:

Galería: De Emisión
Copyright Acerca del BIA RSS© Instituto de Astrofísica de Canarias