Utilizamos cookies propias y de terceros para recoger información estadística y mejorar nuestra web y servicios. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso.
Puede cambiar la configuración de su navegador para no aceptar su instalación u obtener más información en nuestra política de cookies. Aceptar

BIA - Banco de Imágenes Astronómicas

Español | English

Imágenes

Estás en: Inicio > Imágenes > Etiqueta >

BIA_0088

Nombre del Objeto ? C/2009 R1 McNaught. Tipo de Objeto ? Cometa. Considerados históricamente como anunciadores de catástrofes, los cometas no son más que rocas cubiertas de materiales volátiles, como agua o dióxido de carbono, que se encuentran principalmente en los límites del Sistema Solar: el cinturón de Kuiper y la nube de Oort. Sin embargo, algunos tienen órbitas muy elípticas que en ocasiones les llevan al Sistema Solar interior, y es entonces cuando los materiles volátiles que los cubren se evaporan creando una nube de gas y polvo a su alrededor, llamada coma, y una larga la cola, extendiéndose a lo largo de millones kilómetros a medida que el cometa avanza hacia el Sol. Aunque cada año cientos de cometas visitan el Sistemas Solar interior, muy rara vez brillan lo suficiente como para ser observados con telescopios de aficionado, y mucho menos a simple vista. En septiembre de 2009 el astrónomo Robert McNaught descubrió desde Australia un cometa, su número 54, que acabaría siendo uno de esos privilegiados. El cometa C/2009 R1 (McNaught) alcanzó magnitud visible (magnitud 6, aproximadamente) en junio de este año, llegando hasta algo más brillante que magnitud 4 a principios de julio, en su perihelio, el momento más cercano al Sol, ya inobservable debido a la luz del día. Esta imagen se obtuvo desde el Observatorio del Teide a mediados de junio, cuando brillaba con magnitud 5, muy bajo en el horizonte, poco antes del amanecer. Como se ve, muestra una larga cola de iones de color azul-verdosa producida por partículas de monóxido y dióxido de carbono ionizados y una más pequeña de polvo, que refleja la luz solar. La forma de estas dos colas típicas de los cometas depende de su composición y de la geometría de la órbita. La pequeña cola de polvo, comparada con la de iones que se extendía varios grados en el cielo, indica es un cometa pobre en partículas de polvo.

Compartir:

Galería: Cometas
Copyright Acerca del BIA RSS© Instituto de Astrofísica de Canarias